EnglishEspañol
EnglishEspañol

Hilos Tensores: Firmeza y volumen natural sin cirugía

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Hilos Tensores: Firmeza y volumen natural sin cirugía

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Los Hilos Tensores vienen acumulando preferencias entre las personas que deseamos mejorar el deterioro normal de la piel de nuestra cara, de una forma sencilla y rápida y, sin tener que recurrir a una cirugía estética, que nos demanda tiempo y mayor esfuerzo.

Mediante esta técnica es posible reducir significativamente la flacidez y las arrugas faciales, así como para redefinir el óvalo de la cara y el contorno de la mandíbula.  También son utilizados en otras partes del cuerpo.

Los hilos tensores se utilizan hace más de una década en la cirugía cardíaca, así que se aplican sin ningún tipo de riesgo para el paciente, ya que son seguros. Nuestro cuerpo lo tolera sin ningún problema.

¿Cómo funcionan y cuál es su impacto en nuestra piel?

Los hilos tensores se caracterizan por ser micro-filamentos del grosor de un cabello, de un material reabsorbible y compatible con el organismo, lo que significa que no produce alergias ni rechazo y se integran a nuestra piel.

Su efecto tensor para reducir la flacidez de la piel se logra sin cirugía,  nada invasivo, en forma ambulatoria, sin una gota de sangre, con anestesia tópica muy suave, local, sin dolor ni durante el procedimiento ni posteriormente.

Al insertar los hilos en el tejido subcutáneo perseguimos como respuesta la creación de una fibrosis a su alrededor con la consiguiente producción de colágeno tipo I y II y de fibroblastos durante el proceso de reabsorción del hilo. 

Sabemos que el colágeno es la proteína estructural de mayor  importancia en la dermis ubicada entre la dermis y la hipodermis, a lo que debemos la fortaleza y flexibilidad de nuestra piel y su apariencia firme y saludable.

El fibroblasto es el encargado de la síntesis de todas las fibras del tejido conjuntivo, incluyendo reticulares, colágenas y elásticas. Puede perder la capacidad de dividirse, pero puede recuperarla cuando ello lo requiera. La restitución del tejido conectivo se efectúa mediante el crecimiento de fibroblastos jóvenes.

El resultado final de este proceso que ocurre en nuestra piel por el impacto de los hilos tensores se expresa en una piel fuerte, elástica y con mejor estructura.

¿A quiénes recomendamos los hilos tensores?

Indicado para aquellas personas que comienzan a evidenciar los primeros síntomas de envejecimiento a partir de los 35 años en adelante, o bien como tratamiento preventivo. El Dr. Antonio García muchas veces los inserta como parte de sus tratamientos Full Face para mejorar el volumen natural y favorecer la retracción de la flacidez en el medio inferior del rostro.

¿Cómo es la aplicación de los hilos tensores?

El día de la aplicación nuestro especialista el Dr. Antonio García seguirá el siguiente protocolo:

  1. Determinará en la cara del paciente las líneas por donde insertará cada hilo tensor, de acuerdo al  diagnóstico realizado.
  2. Insertará los hilos tensores mediante pequeñas incisiones en los puntos definidos del rostro, debajo de la epidermis. 
  3. Retirará las cánulas de los hilos tensores, masajeará  suavemente la zona para facilitar el anclaje de los espículos, limpiará la zona y culminará el procedimiento… Sí, muy sencillo en manos expertas.
Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Clínica Salud Estética - Dr Antonio García
C/ La Marina, 23 (esq. Bouza), 38002 – Santa Cruz de Tenerife

Puedes contactar con nosotros por email para solicitar cita o para aclarar cualquier duda que tengas, pulsando sobre el siguiente botón de contactar

Encuentranos en


Formulario web
Nombre  
Apellidos  
Correo electrónico  
Número de móvil  
Hora:   
Clasificaciones   
Especialidades   
Asunto  
Acepto la política de privacidad   Revisar