Botox en axilas

El tratamiento de hiperhidrosis con toxina botulínica es un procedimiento mínimamente invasivo indicado para combatir el exceso de sudoración producido por la hiperactividad de las glándulas sudoríparas de las axilas.

La toxina botulínica, principio activo del botox, ejerce su efecto mediante el bloqueo selectivo de la función de las glándulas sudoríparas a nivel de la zona de inyección. Este tratamiento tiene dos efectos principales: su capacidad para relajar los músculos y el efecto inhibidor de la secreción de sudor.

La intervención se lleva a cabo el mismo día del ingreso, sin necesidad de drenajes postoperatorios  y su recuperación es muy rápida.

Botox en axilas

Los beneficios de este tratamiento son perceptibles a partir del segundo o tercer día y sus efectos aumentan con el paso del tiempo, llegando a tener una duración de aproximadamente 6 a 8 meses.

Se trata de un procedimiento eficaz en el 95% de los casos.

Esta intervención dura entre 15 y 30 minutos y se realiza por el Dr. Antonio García en la propia consulta, pudiendo el paciente reanudar   sus actividades inmediatamente después.

Tratamientos destacados

Nuestros centros

División de Medicina Estética y Cirugía Plástica  
C/ La Marina, 23 (esq. Bouza), 38002 – Santa Cruz de Tenerife
+34 922 24 52 97
División de Estética y Aparatología
Calle Imeldo Serís, 41, 38003 Santa Cruz de Tenerife
+ 34 922 24 11 90

Encuentranos en